¡Bienvenido!

Bienvenidos a Plasencia.

Ciudad histórica, monumental y, sobre todo, bella.

Presidida por sus dos Catedrales, La Perla del Valle acompaña a otras cinco ciudades que presumen de tener dos templos juntos de igual categoría: Salamanca, Vitoria, Lérida, Zaragoza y Cádiz.

Sencilla, solemne, de líneas rectas y románicos detalles, la Catedral Vieja fue protagonista en Plasencia desde el siglo XII hasta el siglo XV. Ahí comenzaría a soportar el peso de una nueva catedral, edificada para estar a la altura de la gran ciudad que era, y sigue siendo, Plasencia. Pero no sin gran pesar, la Catedral Nueva quedó a medio construir, quedando, la Vieja, a medio derribar. Desde entonces empoderan la ciudad, Santa María, “la Vieja”, y la construida para la Virgen de la Asunción, “la nueva”.

Entren, entren, no se queden a las puertas. Sean invitados a contemplar la belleza de Plasencia. Ciudad misteriosa donde las haya. Agrada los cinco sentidos, no lo duden. No olviden que fue fundada para placer de Dios y los hombres.